abril 14, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

3 CLAVES PARA SOSTENER EL CRECIMIENTO DEL SECTOR MANUFACTURERO DE EXPORTACIÓN

Ciudad de México, 11 de abril de 2022.

Hultek, empresa especializada en la manufactura de piezas de hule para grandes industrias, destaca la importancia del T-MEC y del consumo interno como elementos para el crecimiento del sector hacia otros mercados.

La manufactura mexicana se encamina a un año récord en exportaciones, señal no solo de que los efectos de la pandemia se empiezan a dejar atrás, sino también de la importancia que ha cobrado el propio sector manufacturero en el proceso de recuperación económica del país.

Así lo señaló Federico González, gerente de Nuevos Proyectos en Hultek, empresa especializada en manufactura de piezas de hule para diversas industrias.

“En el caso de Hultek, el volumen de exportación aumentó durante 2021 y lo que llevamos del 2022 a un ritmo de 10% anual. Nuestro volumen de exportación actual es significativamente mayor al que registramos antes de la pandemia”, precisó.

De acuerdo con el INEGI, las exportaciones mexicanas alcanzaron un valor de 48 mil 405.18 millones de dólares durante febrero de este año, lo que representa un 16.03% más que el primer mes del año.

González destaca que estos nuevos máximos históricos se podrán ver continuamente superados, debido al contexto actual de la economía global y de las dificultades que enfrentan las cadenas de suministro e incluso de los conflictos comerciales y bélicos.

“La pandemia vino a modificar en gran medida el comportamiento de las cadenas de suministro, en parte debido a la escasez de materias primas a nivel mundial y a la complejidad de la logística para transportarlas”, amplió González.

Las exportaciones manufactureras, con un valor de 40 mil 642.5 millones de dólares, se posicionan como el sector que más peso tiene en las ventas de productos al extranjero.

González destaca que la industria que ha mostrado un mayor repunte es la industria automotriz, lo cual es confirmado por el INEGI, que ha señalado que el valor de exportación de la industria automotriz representa el 23.1% del total de este rubro.

De acuerdo con el experto, este año será decisivo para sostener el crecimiento exportador del país, sobre todo por tres aspectos relacionados con la macroeconomía, así como con el fomento de nuevas tecnologías y soluciones al interior de las industrias.

González destaca cuáles son los factores que definirán el crecimiento de las exportaciones durante 2022:

EL IMPACTO DEL T-MEC

De acuerdo con Federico González, el nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá seguirá siendo un factor de fortalecimiento para la inversión y el interés en la manufactura nacional.

“Nuestro crecimiento depende en buena parte del mantenimiento, respeto y mejora de los acuerdos de este tratado. Considerando el impacto del T-MEC, en Hultek tenemos proyectado un crecimiento de 14% en nuestras exportaciones”, dijo el directivo.

Para el especialista, es una gran oportunidad de impulsar la manufactura nacional y reducir la dependencia de suministros provenientes de Asia, lo cual será crucial para determinar el verdadero potencial de la manufactura nacional y no perder las oportunidades que ofrece este acuerdo.

CAPACITACIÓN CONSTANTE

Algunas industrias, como la automotriz y de electrodomésticos, se han encargado de generar importantes inversiones en tecnología y soluciones para su manufactura.

Sin embargo, de acuerdo con Hultek, hoy la industria manufacturera nacional enfrenta un déficit de personal capacitado frente a la cantidad de puestos especializados que se abren todos los días; en tanto, las firmas de manufactura deben impulsar la implementación de programas de actualización para todos los profesionales de la cadena de suministros.

FORTALECER EL MERCADO INTERNO

“México está pasando por un periodo de alta inflación que afecta principalmente el consumo interno, disminuyendo la demanda de productos nacionales e incentiva la dependencia de productos importados”, lamentó González.

Una disminución en el ritmo del consumo local también implica riesgos como la cada vez mayor dependencia del mercado de exportación –principalmente estadounidense–, así como una manufactura que no coincide con las necesidades del consumidor nacional.

La apertura a las energías limpias, el fomento de nuevas tecnologías en la industria y la estabilización de la tasa inflacionaria serán determinantes para el crecimiento del mercado interno como de exportación.

issel, issel@agenciaimpress.com