abril 21, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

Crece el consumo de pollo en México, a pesar del mito de que le inyectan hormonas

Ciudad de México, 22 de marzo de 2022


Por: Juan García Heredia
*Subió de 28.15 a 33.47 kilos por persona entre 2011 y 2021
*Ofrecen conferencia expertas del Instituto Nacional Avícola
*Esa carne es la más consumida y preferida por los mexicanos
El consumo anual de carne de pollo en México subió de 28.15 kilos por persona en 2011 a 33.47 kilogramos per cápita en 2021, a pesar del mito de que se utilizan hormonas para el crecimiento de este tipo de aves comercializadas en el país, se informó en una conferencia del Instituto Nacional Avícola (INA) efectuada hoy 22 de marzo de 2022.
“A pesar de que existe este mito, el consumo no baja; de hecho, se va incrementando”, recalcó la consejera del INA, Maria del Pilar Castañeda Serrano, durante esa plática efectuada en un hotel de la Ciudad de México, a propósito de la presentación del libro “El pollo, mitos, realidades y beneficios” del citado Instituto.


En base a una gráfica mostrada en la reunión, el consumo anual de carne de pollo por persona en 2011 fue de 28.15 kilos y para 2021 creció a 33.47 kilos; en 2022 están proyectados 33.08 kilogramos per cápita.
En el evento con periodistas fue dado a conocer que la carne de pollo es la más consumida y preferida por los mexicanos. Incluso, el país se coloca en la sexta posición entre las naciones que más pollo producen, con un aproximado de tres millones 593 mil 313 toneladas de este alimento.
Por otra parte, según la citada publicación, “existe la falsa creencia, desafortunadamente está arraigada en nuestra población, de la utilización de hormonas para la producción de carne de pollo”. Sin embargo, se ofrecen razones fisiológicas y económicas que explican por qué no se adicionan hormonas a los pollos de engorda.
Fisiológicamente las aves no responden a un producto anabólico u hormonal, debido a que el ciclo productivo del pollo es muy corto, señala el libro escrito por Castañeda Serrano junto con las científicas Josefina Consuelo Morales de León y María Elena Sánchez Pardo.
Conforme a esa obra, “la razón económica del incremento en los costos de producción de la carne de pollo, por un producto (esteroide u hormonal) que no cuenta con el tiempo suficiente para observar el beneficio, es la principal razón por la cual los productos esteroidales u hormonales no se han utilizado y no se utilizarán en la producción de carne de pollo en nuestro país y en el mundo”.
En la conferencia encabezada por las tres investigadoras quedó claro que no se ocupan hormonas en la engorda de los pollos que se comercializan en la nación.

juan, juanitogarciaheredia@gmail.com