mayo 24, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

PIB al detalle

Arturo Damm

Para poder hablar de recuperación, mientras no se recupere el PIB por habitante que teníamos en 2018, ello no será suficiente.

En el anterior Pesos y Contrapesos analicé, en términos generales, el comportamiento del Producto Interno Bruto, PIB, durante el primer trimestre del año, todo ello con las cifras oportunas presentadas por el INEGI.

En términos generales esto fue lo más importante. Trimestralmente, comparando con el trimestre anterior, la economía creció 0.4 por ciento. Un trimestre antes creció 3.3 por ciento. Lo bueno: creció. Lo malo: menos. Anualmente, comparando con el mismo trimestre del año anterior, la economía decreció 2.9 por ciento. Un trimestre antes decreció 4.3 por ciento. Lo malo: decreció. Lo bueno: menos.

Analizando al detalle tenemos que, en términos trimestrales, las actividades primarias (agricultura, ganadería, silvicultura, pesca, etc.), decrecieron 1.3 por ciento. Las secundarias (industria manufacturera), ni crecieron ni decrecieron, 0.0 por ciento. Las terciaras (servicios), crecieron 0.7 por ciento. El PIB total creció 0.4 por ciento. En términos anuales las actividades primarias crecieron 2.8 por ciento, las secundarias decrecieron 2.3 por ciento, las terciaras decrecieron 3.6 por ciento. El PIB total decreció 2.9 por ciento.

Las actividades primarias aportan el 4.7 por ciento del PIB, las secundarias el 31.7, las terciarias el 63.6.

En términos trimestrales las actividades primarias, que aportan el 4.7 por ciento del PIB, decrecieron 1.3 por ciento. Las secundarias, que aportan el 31.7, ni crecieron ni decrecieron, 0.0. Las terciarias, que aportan el 63.6, crecieron 0.7. Lo anterior apuntó en la dirección correcta: las actividades que menos aportan al PIB (las primarias), fueron las que tuvieron peor desempeño (menos 1.3 por ciento), y las que más aportan (las terciaras), fueron las que mejor se desempeñaron (más 0.7 por ciento).

En términos anuales las actividades primarias, que aportan el 4.7 por ciento del PIB, crecieron 2.8 por ciento. Las secundarias, que aportan el 31.7, decrecieron. Las terciarias, que aportan el 63.6, decrecieron 3.6. Lo anterior apuntó en la dirección equivocada: las actividades que menos aportan al PIB (las primarias), fueron las que mejor se desempeñaron (más 2.8 por ciento), y las que más aportan (las terciaras), fueron las que tuvieron un peor desempeño (menos 3.6 por ciento).

Antes de que, en términos anuales, el PIB recupere el crecimiento, y la evolución de los tres sectores de la producción (primario, secundario y terciario) tenga lugar de la manera más conveniente (que crezcan más los que más aportan), se tendrá que dar en términos trimestrales, lo que ya está sucediendo. Sin embargo, para poder hablar de recuperación, mientras no se recupere el PIB por habitante que teníamos en 2018, ello no será suficiente.

Por lo pronto, trimestralmente ya alcanzamos lo que deberá alcanzarse anualmente.

• Problemas económicos de México