junio 13, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

Bienvenidos a Naziconomics

Ricardo Valenzuela

La Naziconomics no solo sobrevivió, está ya operando por todo el mundo y recientemente ha arreciado su implantación en EU y, por supuesto, ha sido adoptado por el EP desde los tiempos de la guerra.

Debemos dar un amén al capitalismo y proceder a su cristiana sepultura pues hace mucho que falleció con sus mercados libres, libre comercio, monedas fuertes, estado de derecho. Pero, para nuestro consuelo, el comunismo también ha fallecido para ser sustituido por bandas de criminales que establecen en sus países estructuras como en la cinta “Escape de Nueva York”, en la cual la ciudad se había convertido en una gran prisión en donde operaba la ley del más violento y cruel, como se maneja Venezuela en estos momentos.

Y podemos continuar listando todas las teorías también fallecidas como economía mixta, socialismo light, la tercera vía, Keynesianismo, fallecidos junto con las ideas de Adam Smith, Marx, Locke, Mises, Hayek y solamente ha sobrevivido una; Naziconomics, a través de la manipulación que lleva a cabo el grupo que se apoderó del timón y de las velas de un buque que, como en los siglos 17, 18, cruza los mares llevando una carga de modernos esclavos para su consolidación con vía libre.

No nos hemos dado cuenta que esta estructura se fue tejiendo como las telarañas poco a poco y con firmeza. Armados con las herramientas inventadas durante los últimos cien años; el FED, el FMI, el Banco Mundial, la OMC, la ONU, el sistema de monedas fiat, nos han estado arriando a potreros de escasos pastos, poca agua, y con un cerco de púas de 8 hilos y tres metros de alto de donde es imposible escapar. Y, si alguien tiene curiosidad para comprobar lo que afirmo, tendría que darse al estudio de las economías reinantes durante la edad media, las monarquías con su familia real, su aristocracia, señores feudales y más de 90% de la población considerados como siervos.

Pero, si no quieren viajar tan lejos, pueden entonces asomarse a la economía de la Alemania nazi y encontrar respuestas a importantes preguntas ¿Cómo fue posible que un país destrozado por la primera guerra mundial al cual se le habían impuesto radicales reparaciones de guerra, en solo 10 años emergía como potencia? Una economía que se desarrollaba de forma admirable en medio de la gran depresión que destrozaba la del mundo entero, creo que, como me sucedió a mí, podría entender la forma en que se provocó algo casi milagroso. Entendería que Hitler acudió a una de las estrategias seductoras del ser humano, tocando su ambición sin límites, la codicia, el egoísmo irracional que se puede encontrar en los subterráneos de la estructura del hombre.

Hitler, utilizando consejos de un famoso galán dominicano, Porfirio Rubirosa, con su oratoria, con sus promesas incumplidas, amenazas, pudo seducir a los empresarios más encumbrados de Alemania y EU para formar una alianza y, a través de corporaciones extranjeras, con el apoyo de los bancos más grandes del mundo, en medio de estrategias en la oscuridad, poder iniciar el rearme de su país y luego el boom de su economía.

Hitler, a diferencia de Chávez o Fidel Castro, no se dio a la expropiación de los factores de producción enemistándose con los señores del capital, todo lo contrario, los subió a la nave. En ese proceso nacía un nuevo concepto económico que, renegando del nombre de su partido, socialista de los trabajadores, no era socialista puesto que el estado no producía y, lejos de crucificar a los empresarios, los invitaba a expandir sus fortunas en proyectos que, aunque no fueran benéficos para la población, sin ser ejemplos de moralidad con cartas marcadas les generarían ganancias de cientos de millones suficientes para hacer a un lado moral, valores, remordimientos y se dejaban seducir por ese poderoso caballero que es don dinero.

Los bancos y empresas más grandes del mundo aceptaban la invitación y Alemania emergía de sus cenizas dando vida a un nuevo modelo económico, una verdadera sociedad del gobierno y los oligarcas mundiales. La economía en gran parte sería manejada por el gobierno, pero, no para ajustar a los empresarios, todo lo contrario, serían tratados como verdaderos socios sin la invasión del estado de sus confines, ganando millones de dólares surtiendo las necesidades del gobierno en un nuevo juego de mercado y guerra. Con la guerra lograban importantes objetivos; ganar mucho dinero surtiendo la demanda provocada por el gobierno, terminar el desempleo y, sobre todo, aplicar el concepto de Eugenics de sobrevivencia de los de los más aptos. Y qué mejor que la guerra para controlar la población de los menos aptos.

Los grandes empresarios de EU no se perdían la fiesta y aceptaban la invitación liderados por Prescott Bush, padre y abuelo de dos presidentes, los hermanos Dulles, simpatizantes desde antes de la guerra. Acudían los Rockefellers que le surtirían el petróleo durante toda la guerra y grandes préstamos a través de su Chase Manhattan Bank, Henry Ford que los surtía de camiones para sus tropas, Wall Street se volcaba para vender los bonos que emitían, los Rothschild con su banco en EU, JP Morgan con todo su poder financiero, la sociedad Rockefeller— Schroeder con su banco de inversión.

A la plebe le gustaba lo que sucedía, el país ya no tendría que perder tiempo y dinero con elecciones, tendrían a su Fuhrer durante muchos años, ganaban suficiente para cubrir sus necesidades, ya no serían explotados por los sindicatos, ya no había desempleo, recibían buen entrenamiento, los precios eran razonables pues no había más inflación. Ya no tenían inseguridad de su futuro y con eso se conformaban.

La economía sería diseñada por el gobierno y sus socios capitalistas, no importaba que fuera para fortalecer el partido. Un cuento de hadas en el cual oferta y demanda se encontraban para bailar un romántico vals y continuar danzando por una eternidad. Con el saqueo de los países derrotados fortalecían su moneda, especialmente con el oro de sus bancos centrales. Hitler despertaba admiración por todo el mundo. Su modelo no era socialismo, detenía el avance del comunismo, tampoco era el capitalismo explotador. Era obra de Hitler con la participación de los millonarios del mundo y los círculos financieros globales.

Al parecer, la oligarquía americana desde entonces despreciaba al verdadero capitalismo con sus riesgos mostrando simpatía por un modelo manoseado y manipulado en esa sociedad gobierno-empresarios estatistas. Pero, Alemania perdía la guerra y era destrozada, mas no el nazismo que abandonaba su país hacia la Antártica con un portafolio de trillones de dólares y su increíble tecnología. Su Naziconomics no solo sobrevivía, está ya operando por todo el mundo y recientemente ha arreciado su implantación en EU y, por supuesto, ha sido adoptado por el EP desde los tiempos de la guerra.

Entonces, muera Adam Smith, Mises, Hayek que ya fueron “llorados” y enterrados por los seudoliberales y libertarios del mundo. Viva la Naziconomics en esta nueva versión alimentada por los congresos del mundo y ya comprobamos también por los liberales light. Muy pronto el mundo impondrá el saludo “Hi Hitler”, y ya será muy tarde.

• Nuevo Orden Mundial / Estado profundo