junio 13, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

¿Qué encontrará Moctezuma en Washington?

Manuel Suárez Mier

Todas las acciones del gobierno contra las “reformas neoliberales” violan los compromisos adquiridos en el nuevo tratado comercial, empezando por la proclama a la “soberanía energética.”

La agenda bilateral entre México y Estados Unidos siempre es la misma, aunque el énfasis en cada uno de los temas cambie en función de los gobiernos a cargo y de las circunstancias que prevalezcan.

Comercio; seguridad regional; combate al narcotráfico, de sur a norte, y trasiego de armas en el sentido opuesto; migración; lavado de dinero; flujos de inversión; situación financiera y cambiaria; seguridad jurídica y respeto a la ley; y temas que están hoy más en la lupa, salud, corrupción y transparencia.

La frontera común es dónde estos asuntos se tornan críticos, lo que explica el nombramiento de Roberta Jacobson como “zarina” de temas fronterizos con México, en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, puesto recién creado que, por cierto, no existe para su frontera norte.

Además de cuestiones de fondo es crucial el ambiente que prive entre gobiernos y funcionarios, lo que determina no sólo el tono de la relación sino la facilidad para resolver la agenda bilateral.

Cuando me hice cargo de los asuntos económicos en nuestra embajada en Washington prevalecía un ambiente óptimo gracias al fructífero encuentro de los presidentes electos Carlos Salinas y George Bush (padre) y sus equipos, en lo que se llamó “the Spirit of Houston.”

La relación entre mi embajador Gustavo Petricioli y Jim Baker, secretario de Estado, era estrecha pues se hicieron amigos como secretarios de Hacienda, lo que permitió solventar conflictos, como la negativa de Elliot Abrams, a la sazón subsecretario de Estado, a la compra del nuevo edificio para la embajada “porque estaba demasiado cerca de la Casa Blanca,” ¡y seguro íbamos a espiarla!

El escenario que hallará Esteban Moctezuma será el opuesto pues el presidente y el gobierno a los que sirve, han hecho un brioso esfuerzo por agraviar a Joe Biden, empezando por ser el último mandatario en felicitarlo, y en tono gélido, contrastante con su obsceno apego a Donald Trump, a quien se entregó en cuerpo y alma.

Son inaceptables para Biden, la ley de seguridad nacional que cancela la cooperación contra el narco; violar contratos y leyes en perjuicio de sus inversionistas; relajar el freno para detener migrantes; expropiar por la puerta trasera con la nueva ley de la industria eléctrica, para citar sólo algunas.

Las broncas que se le vienen a México en el ámbito comercial son muchas y saldrán caras pues virtualmente todas las acciones del gobierno contra las “reformas neoliberales” violan los compromisos adquiridos en el nuevo tratado comercial, empezando por la proclama a la “soberanía energética.”

Si bien los países pueden darse las reglas que quieran no pueden actuar en forma retroactiva perjudicando a inversionistas de buena fe que se atuvieron a leyes vigentes y violar el ordenamiento de trato igual a todos ellos, lo que hacen los decretos que impone el gobierno de México, que violan el tratado y darán lugar a muchos y costos litigios a resolverse en arbitrios binacionales.

¡Buena suerte embajador Moctezuma, la va a necesitar!

• México – Estados Unidos • “4ta transformación”