marzo 4, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

Lecciones de TI que hemos aprendido en 2020

Ciudad de México, 21 de diciembre de 2020.

Por Rajesh Ganesan, Vicepresidente de ManageEngine. 

Para alivio de muchos de nosotros, parece que estamos a punto de tener una vacuna para el Covid-19. Sin embargo, por decirlo suavemente, el 2020 fue un momento difícil para el sector de tecnologías de la información; y a pesar de la letanía de desafíos que trajo la pandemia, hemos aprendido lecciones valiosas como las que listamos a continuación.

Las TI pertenecen a la cabecera de la mesa directiva

Durante años, se consideró erróneamente que las tecnologías de la información eran una función de back-end, que existía únicamente para respaldar el negocio; sin embargo, a medida que la tecnología dictaba el curso de las últimas dos décadas, las TI se establecieron como una función empresarial central. Además, como demostró durante este año, las empresas que prosperaron fueron las que realizaron de manera proactiva inversiones prudentes en tecnología para el futuro. Después de todo, fue el personal de TI el que llegó a la primera línea, y permitió a las empresas continuar sin problemas, ya que la mayoría de sus empleados trabajaban de forma remota.

Sin duda, hay mucho que aprender de las empresas que lo hicieron bien y salieron ilesas.

Esperar lo inesperado

Las empresas deben construirse para la resiliencia, tanto en la forma en que responden a situaciones difíciles como en la forma en que pueden regresar después de una caída. A través de la planificación de la continuidad del negocio y la recuperación ante desastres, las organizaciones pueden evaluar adecuadamente sus niveles de resistencia.

Al realizar simulacros de interrupciones con frecuencia, las empresas pueden asegurarse de estar preparadas para cualquier cosa. Para mantenerse al día con los cambios tecnológicos, las organizaciones deben asumir riesgos calculados y es importante realizar los ajustes necesarios en el modelo comercial.

A medida que las empresas crecen, su capacidad para mantenerse ágiles disminuye gradualmente, a menudo sin que nadie se dé cuenta del declive. Una vez más, es vital que estas también puedan hacer ajustes durante tiempos difíciles. Las empresas que pudieron enfrentar la difícil situación de este año fueron aquellas que fueron lo suficientemente ágiles como para alterar sus modelos y procesos rápidamente.

Abrazar la nube

La pandemia acabó con las operaciones de TI convencionales y los procesos asociados. En aras de la continuidad del negocio, las empresas se vieron obligadas a modificar su infraestructura de TI local para facilitar un mayor acceso remoto. Por un lado, las organizaciones que no estaban preparadas para cambios tan repentinos se volvieron vulnerables a problemas de seguridad y escalabilidad que amenazaban con sofocar el crecimiento.

Por otro lado, las empresas que adoptaron una estrategia de nube sólida se vieron mucho menos afectadas por la pandemia. La nube permite agregar y eliminar la infraestructura virtual de forma dinámica, lo que a su vez le permite atender cualquier demanda sin comprometer la postura de seguridad de los servicios.

La seguridad de los puntos finales es clave

La afluencia de dispositivos de IoT en los últimos años alteró el espacio de administración de terminales; sin embargo, la pandemia cambió aún más el panorama de las operaciones comerciales y ha hecho que la seguridad de los puntos finales sea tan importante como siempre.

En el panorama posterior al COVID, las empresas ahora necesitan adoptar un entorno de trabajo híbrido: uno que pueda acomodar no sólo a los asistentes habituales a la oficina, sino también a los empleados que trabajan desde casa y a los usuarios itinerantes. Si bien las empresas continúan adaptándose a las necesidades de ciberseguridad, el trabajo remoto ha dejado en claro que la seguridad de los terminales sigue siendo la línea de base sobre la cual se deben implementar las políticas de seguridad adicionales.

Mirar hacia el futuro

Sin duda, la pandemia ha alterado la forma en que trabajaremos en el futuro. Muchos empleados seguirán trabajando en la modalidad de home office y accederán a los datos corporativos desde varios dispositivos y ubicaciones.

Estas lecciones que hemos aprendido durante el año que pasa no se volverán obsoletas en el corto plazo, todo lo contrario. La seguridad de los puntos finales seguirá siendo vital a medida que migremos a la nube, y tendremos que seguir supervisando el comportamiento de los empleados con detenimiento.

Incluso después de que la vacuna esté ampliamente disponible, la continuidad del negocio y la planificación para la recuperación en casos de desastre también seguirán siendo vitales. A fin de cuenta, nunca se sabe cuándo volverá a ocurrir lo inesperado.

Another Company, Ernesto Nicolás / Group Assistan, ernesto.nicolas@another.co C. + (521) 55 7896 7193, Av. Paseo de la Reforma #26 Piso 25 Col. Juárez Delg. Cuauhtémoc Ciudad de México