julio 13, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

EL COVID 19 PODRÍA DETONAR ESTOS FRAUDES INMOBILIARIOS

Ciudad de México, 15 de septiembre 2020.

El uso incorrecto de herramientas tecnológicas y la necesidad de completar algunos trámites a distancia tienen el potencial de incrementar la actividad de estafadores inmobiliarios.

La suplantación de identidades, las promesas de grandes descuentos y las ofertas de propiedades inexistentes son parte de este ilícito.

En 2019, la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios precisó que en México los fraudes inmobiliarios alcanzan un daño por 600 millones de pesos cada año. Se trata de una actividad ilícita que envuelve acciones que van desde el uso complejo de tecnología hasta pequeñas omisiones en los contratos inmobiliarios, las cuales pasan desapercibidas para el ojo inexperto.

De acuerdo con Javier Romero, CEO de Hausy.mx, una plataforma de asesoría integral para el comprador de vivienda, el contexto de la pandemia podría despertar nuevas formas del fraude inmobiliario, ante lo cual es importante no solo mantenerse alerta durante estos procesos de compra-venta, e incluso renta, sino elegir un acompañamiento confiable que evite caer en dichas estafas.

“Hay que considerar que algunas etapas del proceso de compra inmobiliaria podrían llevarse a distancia, por canales digitales, y esto no va exento de la delincuencia que se dedica a buscar oportunidades de estafa”, dice Romero.

Algunos ilícitos que podrían crecer en medio del contexto de la pandemia son los siguientes:

SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD

En el mundo ya se han reportado algunos casos de estafa inmobiliaria ligada a la suplantación de identidad vía correo electrónico: los delincuentes envían un mail desde una cuenta que imita la de un abogado o representante de la inmobiliaria o del propio cliente.

El remitente pide un depósito vía correo para adelantar algún proceso o hacer algún pago importante al vendedor, pero el pago va directo al estafador. La modalidad puede replicarse con mayor frecuencia debido a la necesidad de llevar algunos trámites de forma remota.

CASAS INEXISTENTES

La tecnología hoy permite recrear espacios de gran realismo y ponerlos a la venta en un buscador de vivienda. Por ello, los buscadores inmobiliarios son sumamente funcionales, pero vulnerables en algunos aspectos.

El comprador puede caer en el error de que un espacio es real o está en construcción, y empezar un proceso de negociación a distancia con un “vendedor” desconocido.

Para evitar este tipo de fraudes, lo mejor es revisar la dirección, asegurarse por sí mismo que la vivienda existe y está disponible, o bien, asesorarse con un experto en el tema para reconocer la fiabilidad del anunciante.

CONDICIONES NO ESPECIFICADAS EN EL CONTRATO

Un contrato ventajoso es otra variante del fraude inmobiliario. En el contexto actual es posible que mucha de la información fluya por canales como el WhatsApp, el teléfono o el correo electrónico, pero todo lo que signifique un acuerdo entre comprador y vendedor debe estar escrito en el contrato; de otra forma, no tiene validez.

Los compradores de una primera vivienda no suelen dar importancia en estos detalles ni en revisar los contratos con la asesoría de un experto, por lo cual se convierte en un factor recurrente que deja al comprador insatisfecho con el proceso.

DOCUMENTOS FALSIFICADOS

Se trata del fraude más común en México, con alrededor del 60% del total de los ilícitos relacionados con las estafas inmobiliarias.

“Este tipo de engaños es común debido a que muchas de las compras-ventas y procesos de renta inmobiliaria en el país suceden de forma informal, es decir, sin la intervención de los actores que deben formar parte del proceso, incluyendo a los notarios”, advierte Romero.

Existen varias modalidades posibles de la falsificación de documentos en el sector inmobiliario. Son fraudes bien elaborados y realizados normalmente por gente experimentada, por lo que resultan muy complicados de identificar por compradores nuevos.

ADELANTO O APARTADO PARA PROPIEDAD INEXISTENTE

Esta modalidad del fraude se da cuando en portales inmobiliarios o sitios clones o espejo de desarrolladores se ofrece una propiedad espectacular a un precio de remate.

Para que el interesado pueda iniciar un proceso de compra, el supuesto vendedor solicita que se realice un pago por adelantado, ya que la demanda es mucha y esta es una forma de apartar la propiedad.

Frente a una situación como esta, el posible comprador no debe entregar ninguna cantidad a menos que haya un contrato de promesa de compraventa de por medio, y que se haya verificado, con ayuda de un asesor experto, que el vendedor cuente con las condiciones legales de vender esa casa.

Issel Chiu, issel@agenciaimpress.com