febrero 21, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

Encuentro con México Libertario

Ricardo Valenzuela

¿Qué le esperaría a EU, México, al mundo entero con una eventual presidencia de Kamala Harris?

Hace unos días, de nuevo tuve la agradable experiencia de ser entrevistado vía esa nueva maravilla tecnológica, Zoom, por ese grupo de jóvenes libertarios que operan a través de su organización, México Libertario. El Conductor de la entrevista fue uno de sus impresionantes miembros, Eduardo Ruiz quien, a pesar de su evidente juventud, se develaba como sumamente maduro, informado y con las armas requeridas para, a través de preguntas certeras e inteligentes, la entrevista fuera interesante y productiva. Siempre en la trastienda mi amigo Víctor Becerra, asegurándose que todo marchara bien.

Aun cuando el tema fuera lo que aparentemente surgió de uno de mis artículos que ha provocado especial interés y titulado ¿Si pierde Trump, que panorama nos espera? Obviamente su primera pregunta sería ¿Cómo le afectaría a México ese resultado? Eduardo mostraba cara de sorpresa cuando le respondía. Una derrota de Trump, para el presidente de México sería encontrar su paraíso perdido. Es decir, la nueva administración socialista de EU sería una muy acorde a la ideología de Amlo y, de esa forma, una vía libre y pavimentada para hacer su sueño realidad; Un México a imagen y semejanza de lo que tanto admira, Cuba, Venezuela, Nicaragua y aquel Chile de 1973 bajo el mando de Allende, invadido por cubanos, rusos, alemanes orientales construyendo la segunda tiranía comunista de AL.

En el transcurso de la entrevista y señalado por Eduardo, me di cuenta de algo que ya percibía, la ausencia de información verídica que existe en nuestro país. Un elemento que provoca que los mexicanos piensen, igual que lo expone el escritor cubano Carlos Alberto Montaner, Biden sea una alternativa interesante para convertirse en líder de un mundo bajo el ataque del comunismo mundial. Un hombre que, para lograr su nominación, tuviera que abrazar la nueva ideología de su partido, el marxismo. Enviara luego un mensaje claro seleccionando como su compañera de boleta a Kamala Harris, una de las marxistas más destacados de su nuevo partido demócrata.

Con ello también avisa que, como presidente solo ocupará la casa blanca por un muy corto periodo y, con su retiro por “motivos de salud”, entregar el bastón de mando al comunismo internacional representado por quien sería su vicepresidenta Kamala Harris. Muchos se preguntarían ¿para qué dar tantos brincos con un suelo tan plano? ¿Por qué no eligieron directamente a Harris como su candidato? Y la explicación es muy sencilla. Porque ella, con un abultado expediente de sus correrías, jamás hubiera tenido la oportunidad de ser elegida presidente y, como en la cinta Tombstone, cuando Doc. Halliday fingiera una grave enfermedad, aparecería luego listo para el enfrentamiento con Johnny Ringo y afirmara; “mi hipocresía tiene límites”. Es la misma hipocresía con la que ahora los demócratas estarían entregando el poder al EP.

Porque Kamala puede ser popular en la República Socialista de California, pero no a nivel nacional que conocen bien sus antecedentes. Una hipocresía también exhibida por Biden cuando, en las primarias para elegir el candidato, en los resultados originales ubicándolo siempre en los últimos lugares y, ante la amenaza de una victoria del Stalin americano, Bernie Sanders, los jerarcas que controlan el partido, seguros que con un candidato así no podían ganar, movieron sus fichas para resucitar a Biden quien, de inmediato abandonara su “moderación” para abrazar la nueva sinfonía marxista del partido. Ya no sería pro vida, ahora era pro aborto aunque le negaran la comunión, ya no sería pro comercio libre, ahora sería proteccionista, etc.

Entonces ¿Qué le esperaría a EU, México, al mundo entero con la presidencia de Kamala Harris?

Porque es seguro que para finales del año entrante los EU tengan la primera presidente mujer para la satisfacción de Soros y del EP. En esos momentos, a través del mundo surgiría la pregunta ¿Quién es la presidente Harris? Y será entonces cuando se den a investigar lo que nunca habían investigado para darse cuenta de la trampa en que habrían caído. Se darán cuenta que EU iniciaría una situación similar a la de Argentina en los años 70, cuando Perón les instalara como presidente a una de sus amantes que había convertido en su esposa. Porque es un secreto a voces que Harris escaló con gran rapidez la cumbre de la política al convertirse en amante de Willy Brown, el padrino de la mafia política de California. Una relación que duraría varios años. Brown un hombre casado de 67 años y ella una aspirante soltera de 27.

También se sorprenderán cuando lean el libro de Peter Schweizer “Perfiles de Corrupción”, en el cual le dedica todo un capítulo denunciando la forma en que, como Procuradora de Justicia de California, abusó de su poder y los innumerables actos de corrupción en que se vio envuelta, para luego cuestionar agresivamente la moralidad de la ahora candidata a la vicepresidencia.

Esa información en México no se conoce como tampoco la de Barack Obama considerado como el más grande violador de la Constitución en la historia de los EU. Obviamente tampoco se conoce la historia negra de corrupción que ha acompañado a Biden en sus casi 50 años participando en política. Su entrega a China como lo demuestra el que, después de uno de sus viajes acompañado por su hijo Hunter, a su regreso a EU su hijo recibiría un envío de $1.7 billones de dólares del Banco de China. Las intervenciones en negocios de Hunter en Ucrania como miembro del consejo de la petrolera más grande de ese país propiedad de la mafia ucraniana, devengando un sueldo de $80,000 dólares mensuales sin experiencia en negocios de energía. Y, cuando el procurador de ese país iniciaba una investigación, Biden hiciera que lo cesaran.

Esto y mucho más es lo que le esperaría a EU, a México y al mundo ante una derrota de Trump. Si revisamos los objetivos que Obama persiguió y, en parte los lograba, y los comparamos con los de la primera organización secreta de los Rothschild en el siglo 18: “Abolición del concepto de gobierno nacional, la abolición de la herencia, abolición de la propiedad privada, del patriotismo, del hogar tradicional y de la familia como la célula que le da vida a las civilizaciones, abolición de la religión para imponer el totalitarismo a la humanidad”. Los herederos modernos de este movimiento son quienes ahora quieren destruir a EU para que surja en Nuevo Orden Mundial, que ahora estarían en manos de esa nueva administración que remplazaría a la de Trump, con camino libre para terminar lo que Obama dejó a medias. Los 10 objetivos de su programa idénticos a esa organización de los Rothschild.

Será entonces cuando, como los judíos que le habían pedido a Dios un rey, y al sentir su explotación y sus abusos, regresaban ante el señor suplicando que se los retirara, pero el señor ya no los escucharía. Para mediados del 2023, el mundo entero elevará la misma súplica y ya no lo escucharán. Mi entrevistador cerraba el programa sin esconder su preocupación en la cara.

• Elecciones EU 2020