abril 14, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

UN RECIENTE ESTUDIO, UTILIZANDO OMEGA 5 CON NANOTECNOLOGÍA, OFRECE UNA ESPERANZA PARA TRATAR LAS ENFERMEDADES CEREBRALES

Ciudad de México, 3 de julio de 2020.

30 pacientes con esclerosis múltiple en Jerusalén que tomaron un suplemento alimenticio a base de omega 5, rico en antioxidantes, durante 3 meses vieron «una mejora cognitiva significativa».

Un estudio israelí ha demostrado que los pacientes con esclerosis múltiple que tomaron un suplemento nutricional de nano-ingeniería hecho de aceite de granada, cuyo principal componente es el Omega 5, mostraron «una mejora cognitiva significativa» después de sólo tres meses de su uso.

El estudio realizado con 30 pacientes en el Centro de Esclerosis Múltiple del Hospital Hadassah Ein Kerem de Jerusalén, fue hecho por el Prof. Dimitrios Karussis, director del centro y neurólogo principal. Los resultados mostraron que los pacientes que tomaban el suplemento experimentaron en promedio una mejora del 12% en su capacidad de aprendizaje y comprensión de textos, recuerdo de palabras y categorización, durante los tres meses de tratamiento.

Karussis dijo en una entrevista telefónica, que los investigadores están ahora escribiendo sobre los hallazgos y poder presentarlos a revistas neurológicas para su divulgación.

El suplemento de aceite de granada que se administró a los pacientes fue elaborado por la profesora Ruth Gabizon, investigadora de enfermedades cerebrales degenerativas del Departamento de Neurología del Hospital Universitario Hadassah de Jerusalén, junto con el profesor Shlomo Magdassi, experto en el campo de la nanotecnología del Instituto Casali de Química Aplicada de la Universidad Hebrea.

El aceite de semilla de granada (PSO) por sus siglas en inglés, contiene altas concentraciones de omega 5  (ácido punícico), que se cree que es uno de los antioxidantes más poderosos de la naturaleza.

Funciones diarias comunes, como la digestión y la respiración, crean radicales libres que provocan la oxidación y el daño de las células humanas, particularmente de las células cerebrales. A diferencia de las células de la sangre o de la piel, las células cerebrales no son reemplazadas por otras nuevas. Así que los radicales libres perjudican el pensamiento, la memoria, la orientación y el estado de alerta, entre otras habilidades.

Las enfermedades degenerativas del cerebro y la atrofia cerebral son típicas en padecimientos como el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, donde las células cerebrales son destruidas, seguidas de un rápido deterioro funcional y de comportamiento y eventualmente la muerte.

El envejecimiento y la degeneración del cerebro son un proceso natural e inevitable, pero éste puede ser acelerado o ralentizado dependiendo de nuestro estilo de vida. Los antioxidantes son conocidos por su capacidad de protegernos contra la destrucción de las células cerebrales y del cuerpo, y éstos se pueden encontrar en alimentos como los arándanos, las moras azules, los

frijoles, las alcachofas, las nueces y los alimentos que contienen vitamina E. El problema es que los antioxidantes que se consumen a través de los alimentos y los suplementos ingeridos, que o se descomponen en el sistema digestivo o son en baja concentración para tener el efecto deseado, por lo que nunca llegan al cerebro ni a otras células. Así que Gabizon y Magdassi dicen que usando la nanotecnología lograron descomponer el aceite de granada en partículas diminutas que son capaces de escapar de la función de filtrado del hígado y por lo tanto pueden llegar al cerebro.

El producto que desarrollaron, llamado GranaGard (Omega 5 nano), contiene una alta concentración de antioxidantes y ha demostrado ser eficaz en ratones de laboratorio; ya fueron publicados dos estudios en el International Journal of Nanomedicine en noviembre de 2014 y 2015.

El estudio del profesor Karussis es el primero en que comprueba la eficacia del suplemento en los seres humanos.

Como parte del estudio, los 30 pacientes fueron divididos en dos grupos de 15 personas, el primero recibió el suplemento de omega 5 nanoemulsionado, el otro solo recibió un placebo. El estudio fue realizado con el método de doble ciego, es decir, que tanto los médicos como los pacientes no sabían quiénes recibían las cápsulas con el omega 5 y quiénes las cápsulas con el placebo.  Los pacientes se encontraban en una etapa «progresiva» o moderada de la enfermedad, en un nivel cinco de nueve grados de gravedad. «Estos eran pacientes que ya tenían un deterioro neurológico significativo», dijo Karussis, ya que padecían la enfermedad por más de 10 años.

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad en la que se dañan las cubiertas aislantes de las células nerviosas del cerebro y la médula espinal. Esto interrumpe la capacidad de algunas partes del sistema nervioso para transmitir señales, causando una variedad de problemas físicos y mentales. Los pacientes pueden sufrir ceguera, debilidad muscular y problemas de sensibilidad y coordinación. Un cambio en la función cognitiva es común en la EM, y más de la mitad de las personas desarrollarán problemas con el procesamiento de información, de memoria, de atención y concentración, de percepción visual y de la búsqueda de palabras.

Karussis comenta que muchos de los tratamientos que se ofrecen a los pacientes de EM actúan sobre sus capacidades motoras y sensoriales sin abordar las capacidades cognitivas. «Los medicamentos que damos generalmente tienen como objetivo disminuir el proceso inflamatorio, junto con esto se produce un proceso degenerativo, causando la muerte de las células nerviosas», mencionó. «Para evitar esta muerte se necesitan otras cosas, por ejemplo, algo que funcione como antioxidante», ya que la oxidación es uno de los principales factores de muerte en las células nerviosas.

La mejora en las funciones cognitivas que mostraron los pacientes, en promedio fue del 12%. En algunas de las pruebas realizadas para evaluar la variedad de funciones, los pacientes obtuvieron una puntuación de entre el 20% y el 30%, añadió. No se observó ninguna mejora o cambio entre los pacientes que participaron en el grupo de control (con placebo). Al final del estudio, se encontró que la mejora se mantuvo durante al menos tres meses y que el resultado en las pruebas se enfocó solo en una misma dirección.

Karussis dijo que conocía a los promotores del suplemento, Gabizon y Magdassi, pero que el estudio se había realizado de forma independiente y que no tenían ninguna relación ni interés financiero en la empresa creada por Gabizon o en la comercialización el producto.

Karussis está considerado como uno de los expertos mundiales en el campo de las aplicaciones clínicas de las células madre en las enfermedades neurológicas y ha publicado más de 120 documentos científicos revisados por homólogos, la mayoría en el ámbito de la neuroinmunología y las células madre.

Añadió que, aunque el estudio se centraba en el impacto del suplemento en la función cognitiva de los pacientes con EM, lo que proporciona una «base lógica para pensar» que el suplemento también podría funcionar para mejorar las facultades cognitivas de los pacientes con Alzheimer, Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

Agregó también que el estudio se realizó a pequeña escala debido al bajo presupuesto. Normalmente se inicia con un estudio piloto, posteriormente si es necesario se realiza un estudio más grande, pero su objetivo es realizar lo que se llama una “prueba de concepto” que compruebe su hipótesis. Se llega a una prueba de concepto cuando se está seguro de cuáles pueden ser los resultados, y aquí estamos obteniendo un resultado significativo de éxito; lo que significa que hay razones para recomendar el suplemento como una adición al tratamiento para las personas con degeneración cognitiva. «Estaría feliz de realizar un estudio más grande que lo demostrara de manera inequívoca».

“El ensayo representa un avance científico en el tratamiento del deterioro cognitivo como resultado de la destrucción de las células cerebrales mediante el uso de antioxidantes naturales», dijo Gabizon en una entrevista telefónica. Añadió que el suplemento también puede ayudar a las personas mayores, que se encuentran en casa debido a la pandemia de coronavirus, a mantener sus capacidades cognitivas. Estas personas mayores están solas en casa sin el estímulo de un círculo social o familiar, lo que puede causar un deterioro de sus facultades cognitivas causando problemas de memoria o incluso depresión.

La empresa, Granalix Biotechnologies Ltd., vende sus productos directamente a clientes en Israel, en el extranjero por Internet y a través de distribuidores en México, Paraguay y Grecia. La empresa está a punto de iniciar un segundo estudio clínico con el Hospital de Rambam en la ciudad de Haifa, en Israel, para estudiar el impacto del suplemento en el deterioro cognitivo moderado y leve de las personas con demencia.

Gabriela García – SPIA, gabriela.garcia@spia.com.mx