marzo 4, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

Baja la siembra en siete entidades mexicanas, por Covid-19: Biofábrica

Ciudad de México, 28 de mayo de 2020.

Por: Juan García Heredia
El Covid-19 le está pegando al campo mexicano, al grado de que, según la empresa Biofábrica Siglo XXI, efectos colaterales de esta pandemia han influido en la reducción de la superficie cultivada en siete estados del país y, por tanto, se teme un desplome en la producción de alimentos.
«La emergencia sanitaria y económica derivada del Covid-19 también tiene un ‘efecto sistémico’ sobre la producción y el abasto de alimentos: las siembras han disminuido en algunas entidades; fertilizantes y semillas tienen un alza y no llegan a tiempo por retrasos logísticos; y el crédito al campo no fluye y observa un retroceso respecto al año pasado», recalca la compañía.
Conforme al organismo, el ciclo primavera-verano quedó atrapado en medio de la emergencia sanitaria y, por ejemplo, al mes de abril Tamaulipas registra una superficie de siembra de 107 mil 336 hectáreas contra las 159 mil 243 hectáreas del ciclo anterior, una disminución del 32.6%.
Asimismo, la cantidad de hectáreas sembradas mermó en Baja California Sur (29.1%), San Luis Potosí (24.6%), Sonora (9.57%), Campeche (7.98%), Tabasco (6.9%) e Hidalgo (59.9%), en relación con el ciclo anterior, señala la empresa.


Por otra parte, en base a un análisis del experto en temas de desarrollo rural y director de Biofábrica Siglo XXI, Marcel Morales Ibarra, con el retraso internacional de mercancías debido al Covid-19, mucha de la superficie que se logró sembrar en México no contó con el fertilizante requerido, lo que se traducirá en una significativa disminución de los rendimientos a obtener por hectárea y en menor producción.
Por si fuera poco, señala la información, el problema del abasto alimentario enfrenta el neurálgico aspecto del crédito al campo, donde no hay un panorama alentador, dado que en marzo, al inicio de esta emergencia sanitaria el crédito de la Financiera Rural (FND) registraba un retroceso del 10 por ciento respecto a 2019. “Si antes de la contingencia ya teníamos un desempeño negativo, es de esperarse que esta tendencia se haya agravado seriamente en las semanas siguientes”.
Frente a tal escenario -recalca Morales Ibarra- no es aventurado predecir un desplome de la producción de alimentos para este año, además, esto traerá un descontrolado incremento en los precios, no solo en el país sino a nivel internacional.
La compañía planteó la urgencia de que el aparato gubernamental de la Cuarta Transformación (4T), «única estructura nacional con capacidad de reacción inmediata”, implemente un programa nacional de abasto alimentario, encaminada a resolver los “daños colaterales” de la pandemia.

juanitogarciaheredia@gmail.com