mayo 24, 2024

EMPREFINANZAS

ABRIENDO NUEVOS CAMINOS HACIA LA INFORMACION

EL SALARIO MÍNIMO.

Por: Efraín López Mondragón

Ciudad de México, 23 de enero de 2018.


 
 
 
 

Salario Mínimo 2018: 88.36 pesos diarios

Esperando esta nota permita hacer una reflexión a quienes corresponde tomar decisiones sobre el – bien estar – de la gran mayoría de los trabajadores, empleados, jornaleros y otros sectores laborales en México.  Toda vez que no se vale como el Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), la Coparmex, la misma Secretaria del Trabajo, la cual cumple de conformidad con lo establecido en el Artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo, el salario mínimo debe ser la cantidad menor que debe recibir en efectivo un trabajador por los servicios que presta en una jornada de trabajo. En el mismo artículo versa sobre la consideración de la utilidad social, en el establecimiento de instituciones y medidas para proteger, por un lado, la capacidad adquisitiva del salario y por el otro, el facilitar el acceso de trabajadores a la obtención de satisfactores. Factores determinantes en la economía de cualquier país, (tierra – trabajo – capital) Los que hacen de cualquier economía gire la riqueza en varias vertientes económicas. A mayor salario, mejor nivel de vida, adquisición y renovación de bienes y servicios, apertura de fuentes de trabajo, disminución de los “NI – NIS”, bajas delincuenciales, etc., etc. Que no podríamos aprender de los países que comulgan con estos principios básicos de una economía sana. No cabe duda que nosotros los mexicanos aun sigamos viviendo bajo un esquema caduco de gobierno, donde se tiene marginado al pueblo, bajo un sistema opresor, liderado por personajes que solo pretenden un poder económico, mismos que no pueden ni quieren quitarse esa venda de los ojos, dado a que por cuidar los intereses de unos cuantos, se dan a la tarea de seguir fastidiando al pueblo. Reformas a diestra y siniestra para reformar sus estrategias de hurto, de seguir manteniendo una educación de bajo aprendizaje, reiterando ese dicho que dice: “Un pueblo ignorante es más dominante”, quienes tienen que llevar sobre sus espaldas todas esas adversidades económicas, políticas, sociales, culturales, etc. Y cuando digo que tienen que cuidar y cumplir con compromisos creados con anterioridad con la gran mayoría de los que manejan los hilos de la economía, puesto que tiene con muchos compromisos con sus allegados, de ahí que el poder pase de mano en mano a parientes, familiares, amantes, queridos y queridas. Por si Ustedes mis queridos lectores, creo ya se dieron cuenta que el poder se pasa entre los mismos de siempre, no importando el color ni las corrientes ideológicas, sea quien sea siempre será lo mismo.

Bueno creo que me salí de tema un poco, continúo con lo del SALARIO MINIMO.

Así, con los ajustes avalados por la Conasami, el salario mínimo general será de 88.36 pesos por día, a partir del 1 de diciembre del año en curso.

Ahora bien, si consideramos que el actual salario minino tan sólo cubre el 84% del monto necesario para costear el valor total de la canasta alimentaria y de la canasta no alimentaria por persona al mes, que le resta a los trabajadores para educación, transporte (que por cierto cada vez es más caro), pago de servicios; agua, luz, gas, predial o la renta. Etc. Los cuales en este año tuvieron un incremento del 4.8 %, lo que deja atrás ya ese irrisorio aumento del salario mínimo.

De lo anterior mi pregunta: ¿Qué tiene que hacer las personas para poder subsistir en este nuestro México querido, en toda la república mexicana? La respuesta la tienen de frente.

¿Saben cuál sería la mejor solución al problema?  Disminuir la carga burocrática, el padrón de Diputados y Senadores, bajar los sueldos de los altos funcionarios, así como las exageradas prestaciones de las que gozan, eliminar las pensiones a las que son acreedores los expresidentes, no más gastos de campañas tan exorbitantes, que al fin ya se sabe quién quedará en el poder o los poderes, aplicar efectivamente la corrupción y el desvió de presupuestos para cada estado. En fin, pienso que si se hace un listado del despilfarro de todos esos recursos económicos que dilapidan los gobernantes, como son: presidentes, diputados, senadores, gobernadores, presidentes municipales, secretarios de estado, funcionarios públicos, y todo lo que es gobierno, México tendría un superávit que no tendríamos deuda externa.

Cuál sería la estrategia por seguir: Bajar los impuestos a empresas, las cuales les da miedo darse de alta las Mipes, toda vez que tienen que pagar muchos impuestos por el hecho de darse de alta. Al bajar los impuestos del gobierno, estas tienen una mejor alternativa de otorgar mejores salarios a sus trabajadores y empleados, estos a su vez, buscan elevar sus nivel y calidad de vida, podrán prepararse y tener una mejor educación, viajar, ahorrar, no tendrían problemas económicos, por ende, menos problemas familiares, divorcios, madres solteras, menos NI NIS, menos vandalismo, saqueos, etc. En fin, todo cambiaria en la vida de cada mexicano. Y si porque no comprobar lo que muchos líderes y gobiernos de naciones de primer nivel comentan. México es todo; no es un país es un mundo de riquezas.

No sé qué piensen Ustedes, pero se trata de un adoptar un mecanismo que permita ir ajustando los salarios mínimos del resto de los incrementos a los salarios mínimos y contractuales, que permitan acelerar de forma diferenciada el proceso de fortalecimiento del poder adquisitivo de los cerca de 488 mil trabajadores, que son los que menos ganan en la economía formal recibiendo el Salario Mínimo General.

Es por ello que la Coparmex ha amparado la iniciativa de implementar un Acuerdo Nacional por una Nueva Cultura Salarial (ANNCS) con visión de largo plazo.

Esto es, se trata de implementar una evaluación progresiva de sueldos, salvaguardando su estabilidad, con una consecución de objetivos a mediano y largo plazo, que impulsen positivamente variables como empleo, productividad, consumo, inversión, crecimiento económico y desarrollo social.

Efraín López Mondragón, efrainlomo@yahoo.com.mx